Pasos para elegir el mejor curso para ti

Cuando nos planteamos apuntarnos a alguno de los cursos gratis que se ofertan a diario en nuestro país no vale con elegir el primero que aparezca o el primero que tenemos disponible, tendremos que tener en cuenta un par de variantes.

Si no elegimos bien lo más probable es que el tiempo invertido en el curso no nos valga de mucho, nos desmotivemos o incluso acabemos abandonándolo. Tampoco basta la motivación si no tenemos tiempo para hacerlo o si ese curso a la larga no nos servirá para mejorar nuestra situación.

Por ello hemos querido hacer esta lista, la cual podrá ayudarte a decantarte por el curso adecuado para ti si entre las opciones que hay encuentras varios que te motivan. 

¿Para qué lo quiero?

Es la pregunta clave no sólo para elegir  cursos sino  para casi todo en la vida, saber para  qué necesitamos un curso también aportará información de hacia dónde debemos tirar o incluso cuánta motivación pondremos en ello.

No es lo mismo tener que hacer un curso de reciclaje obligado por la empresa en la que estamos que haber decidido perseguir nuestros sueños y lanzarnos a la aventura de montar nuestro propio negocio.

Si lo que queremos es empezar por nuestra cuenta y montar nuestra propia empresa lo primero que tendremos que mirar son cursos específicos del sector en el que queramos trabajar.

Dentro de estos, en vez de buscar cursos más específicos deberemos empezar por los más básicos. Por ejemplo, si queremos montar un negocio de restauración deberemos mirar cursos que nos ayuden a llevarlas cuentas, los pedidos, cursos que nos enseñen a hacer una carta atractiva…

Si nos encontramos parados o acabamos de terminar nuestros estudios pero lo que necesitamos de inmediato es entrar a trabajar deberemos centrarnos más en aquellos cursos más cortos de  duración pero que nos aseguren que una vez terminados tendremos trabajo.

En este caso es importante informarse bien de aquellos cursos que más demandas de empleo tienen. La mayoría de páginas de cursos gratuitos también piensa en ello  y su oferta la adecua a esta condición.

En tercero y último lugar están los cursos que usamos para crecer como profesionales y mejorar nuestras condiciones actuales de trabajo o aspirar a un puesto de rango mayor. En este caso deberemos centrarnos en las ofertas que nos ayuden a adquirir conocimientos específicos y que poca gente tiene.

Siguiendo con el ejemplo anterior en restauración podríamos optar por un curso de cocina creativa, aprender a cocinar con oxígeno o nitrógeno.

¿De cuánto tiempo dispongo?

De nada vale apuntarse a un curso al que no podremos asistir o no podremos dedicarle el tiempo de estudio que requiere. Por ello cuando miremos las horas de duración de este tendremos que saber de cuántas horas  libres semanales disponemos.

Si es presencial calculando el tiempo de transporte también, las horas de estudio o si vamos a irnos de vacaciones cuantas horas tendremos durante ese tiempo. 

La  mayoría no suele mirar estas opciones y se encuentra con que no tiene suficientes horas para conciliar el trabajo, la vida familiar, las obligaciones y el aprendizaje y acaban agotados y agobiados.

¿Presencial u online?

Aunque parezca que dá igual no es así, ambas modalidades tienen ventajas y desventajas diferentes que harán que a determinadas personas les convenga más una opción que otra.

Los cursos presenciales vienen muy bien para aquellas personas que no disponen de un lugar tranquilo para estudiar (niños, comparten piso) o que no son capaces de concentrarse y dedicarse 100% al curso en sus casas.

Los  cursos de teleformación son en cambio los más indicados para aquellos que dispongan de poco tiempo y quieran estudiar entre descanso y descanso  o sólo tengan una hora al día. Deberemos mirar cuales son las características de cada uno y en base a ellas elegir.

¿Qué es lo que más te motiva?

Hay cientos de cursos gratis entre los que elegir, y seguramente más de tres vayan a corde con tus necesidades. Pues bien, de entre esas opciones elige la  que más te guste, de esta forma no sólo irás a aprender sino que disfrutarás mientras lo haces, algo que se ha demostrado que ayuda enormemente a retener información.