La noche devoró al mundo: una película apocalíptica

¿Te está aburriendo esta cuarentena? No te preocupes, aprovecha tu tiempo libre para mirar esas películas épicas que te has perdido o que merecen ser vistas de nuevo y que puedes encontrar fácilmente  en las plataformas de streaming.

Esta vez te recomendamos una de las cintas apocalípticas más asombrosas de todos los tiempos. Te hablamos de La noche devoró al mundo, la súper producción que nos hizo sentir identificados.

A continuación, te contaremos más detalles sobre esta peli francesa de Dominique Rocher.

La noche devoró al mundo: una película apocalíptica

¿Cómo inicia?

La noche devoró al mundo nos narra la historia de Sam, un músico medio desagradable que recién terminó su relación sentimental con una chica llamada Fanny. Él había olvidado algunas grabaciones en casa de su ex, por lo que se atrevió a ir. Sin embargo, no se esperaba que, al llegar, ella se encontrara en medio de una celebración.

Sam, un tanto ofendido por no haber sido invitado, espera que la chica regrese con sus cintas. En la expectativa, un joven tropieza con él y empieza a sangrar. Preocupado, se recluye en su antigua habitación hasta caer en un profundo sueño, sin pensar que, al despertar, el mundo ya no sería el mismo.

Y así sucede, ahora Sam se encuentra aislado en el que era su hogar mientras afuera está rodeado de zombies, que no parece querer enfrentar.

¿Es sólo una película de zombies?

Si bien esta idea nos adentra en un ambiente apocalíptico, La noche devoró al mundo va mucho más lejos de sólo muertos vivientes.

Es de esas tramas que usan un punto A para enfocarse en un punto B, para basarse, en teoría, en la indecisión, el conformismo y la soledad que nos aterra.

A medida que avanza, vamos descubriendo cómo este personaje no se soporta a sí mismo, cómo le frustra cada aspecto de su vida, cosa que se ve reflejada en su incomodidad al enterarse de que su ex ya tenía una nueva compañía, o en su frustración por lo que está viviendo.

Entonces vemos a un hombre inseguro, incapaz de tomar una decisión: si quedarse dentro del edificio, aunque esté enloqueciendo, o salir y exponerse a la muerte, aunque no tenga nada que perder.

Para finalizar y sin querer, nos vemos identificados en Sam, pues, aunque nos neguemos a reconocerlo, todos hemos pasado por un momento así.

Ese instante en nuestras vidas en donde le tememos a estar solos, a no cumplir las expectativas que nos hemos propuesto, y sin embargo no hacemos nada por salir de nuestra zona de confort. Viviendo en una constante lucha interna con nosotros mismos.

Si quieres saber cómo culmina esta historia, ¡no dudes en buscar La noche devoró al mundo por las plataformas de streaming de tu preferencia!