¿EXTERNALIZAR LOS RECURSOS HUMANOS?

Habitualmente, las empresas tienen su propio departamento de recursos humanos, pero en algunas ocasiones se sirven de consultoría de recursos humanos para llevar a cabo estas funciones. Esto se debe, principalmente, a cuestiones de envergadura y tamaño: las pequeñas empresas no disponen de espacio físico ni de presupuesto suficiente como para sustentar una estructura departamental durante todo el año. Por ello, prefieren externalizar este departamento.

Esta opción, lejos de ser una situación extraña, se está utilizando cada vez más en el mundo empresarial debido a sus numerosos beneficios. Para empezar, el factor económico es fundamental ya que reduce los gastos en casi una cuarta parte de lo que supone contar con un departamento propio de recursos humanos. Además, se consigue una mayor productividad y la consecución de una empresa mucho más eficiente.

Con la externalización del departamento de recursos humanos, también se mejora la calidad que se ofrece del servicio en la empresa ya que cada trabajador ocupa el puesto según sus cualidades profesionales reales, alejadas de los gustos y tratos personales habituales. La competitividad, en su sentido positivo, está más que garantizada al tratarse de un equipo de trabajo ajeno (en lo personal) al funcionamiento de la empresa. La motivación del trabajador se intensifica e incrementa.

CÓMO EXTERNALIZAR UN DEPARTAMENTO DE RECURSOS HUMANOS

Para empezar, se aconseja no haber contado anteriormente con un departamento de recursos humanos: probar desde el inicio con una empresa foránea te da mayor tranquilidad y confianza y además se evitará sufrir situaciones incómodas (aunque en algunos casos sean necesarias) como el despido de plantilla de la empresa. Otra opción sería reubicarles con otras funciones y en otros departamentos.

Para empezar, es muy importante que desde la empresa se tenga claro cuáles son los objetivos para llevar a cabo una planificación correcta y perfectamente preparada. Es muy importante saber si la opción va a ser factible y contará con la viabilidad económica correspondiente.

Además, esa rentabilidad no sólo ha de mirarse desde un plano presente sino que debe de tener unas consecuencias futuras tanto a corto como a largo plazo. El beneficio económico, basado en ese aumento de proactividad, ha de verse desde el primer momento. Antes del empezar con el proceso es muy importante realizar un análisis de riesgos desde el que conocer desde el principio las posibilidades de riesgo que hay durante el proceso de elaboración de la tarea.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *