EL AZAR EN NUESTRAS VIDAS DIARIAS

La suerte está muy presente en nuestras vidas y son frecuentes los comentarios y expresiones relacionados con ella. Valor y al toro. A quien madruga, Dios le ayuda. Mucha mierda. Si uno es buena persona, acostumbra a alegrarse de la buena suerte de los demás, alegrándose por sus éxitos.

Además, también anima en los momentos previos de alguna cita importante, como en unos exámenes finales, unas oposiciones tremendamente difíciles o en situaciones en la que uno se juega su futuro. En otras ocasiones, es cuestión de simple azar.

Lunes. Se te han pegado las sábanas y llegas tarde a trabajar. Encima a primera hora de la mañana tienes una reunión con ese jefe que parece que siempre está buscándote los fallos. No puede empezar peor la semana. Con un café rápido sales de casa rezando para que el autobús se apiade de ti: si está en la parada, llegarás a tiempo. Si no, olvídate de aparecer. Y, entonces, en ese preciso momento ocurre: la suerte está de tu parte y al girar la esquina ves a tu conductor de autobús de siempre fumándose un cigarro.

Este es uno de los muchos ejemplos que podríamos poner para hablar sobre la presencia del azar en nuestras vidas. Tomar o no un autobús, elegir un plato u otro y evitar una intoxicación estomacal. Estudiarte sólo tres temas y que justo uno de ellos sea el del examen. Finalmente salir de fiesta con tus amigos y conocer a la persona con la que estarás toda la vida.

LOS JUEGOS DE AZAR

Múltiples factores que escapan de nuestro conocimiento son los que van marcando nuestro destino, en una mezcla de factor suerte y decisiones propias. Igual ocurre con los juegos de azar: es tan importante el conocer el procedimiento del juego como el tener un pálpito que sea correcto.

En la actualidad, a los clásicos juegos de mesa (del parchís a los dados), cartas (como el póker) o tragaperras de bar, se les ha unido el boom de las apuestas. Cada vez son más los españoles que apuestan en diferentes locales de entretenimiento o vía online. Igual que ocurre con la más antigua de todas: la lotería y la quiniela.

En ambos casos, el factor suerte es vital para acabar con diez euros menos en el bolsillo o con cuatro billetes más en la cartera. El líder puede perder su racha frente al colista o un partido en tablas puede tener un final insospechado. La suerte puede caer de cualquier lado, como la moneda, pero has de tener siempre cautela en tus apuestas para evitar un final no deseado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *