¿Cuánto tiempo podemos aguantar sin móvil?

Si hablamos de jóvenes, la repuesta a esta pregunta es: solo unos minutos. Después empiezan a estresarse. Esto está respaldado por un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Lorand Eotvos en Hungría, publicado en la revista Computers in Human Behavior. Los autores hicieron unas pruebas con un grupo de aproximadamente 90 jóvenes entre 18 y 26 años que les pidieron que resolvieran pruebas de matemáticas y rompecabezas de búsqueda de palabras con la ayuda de un ordenador.

Una parte de los participantes, que fueron filmados mientras realizaban su actividad en una habitación (también se monitoreaba su frecuencia cardíaca) se quedaron sin Smartphone durante la prueba, ya que los organizadores del experimento se los retiraron para ver sus reacciones. ¿El Resultado? Los jóvenes que se quedaron sin sus preciosos móviles mostraban signos de estrés: se sacudía y tocaban partes del cuerpo, los latidos del corazón aumentaron, etc.

Según los investigadores, la encuesta demuestra la existencia de una forma moderna de “unión celular”, al igual que lo que los seres humanos tienen con sus parejas, familiares o amigos. Pero las personas también pueden sentir apego a los objetos como a las fotos de personas queridas o a juguetes importantes o que le recuerdan algo, etc.

Es lo que explica Veronika Konok, uno de los autores de la investigación. En momentos difíciles, tener estas cosas a la mano puede ser un consuelo y hacer que nos sintamos mejor psicológicamente.

En la realidad actual, el teléfono móvil tiene una importancia particular, agrega Veronika Konok, porque «representa nuestras conexiones sociales». Sobre todo los jóvenes tienen una conexión especial con este objeto. Y más aún los niños que lo usarán desde la primera infancia.

Entonces, ¿qué pasa si estos jóvenes se quedan de verdad sin móvil? ¿Si se le rompe, lo pierden o se lo roban? Pues, muy fácil: intentarán encontrar una solución cuanto antes.

Si perdemos el móvil o nos lo roban, la solución será simple: buscar y comprar uno nuevo, que nos guste y se adapte a nuestras necesidades. No será difícil encontrar el móvil ideal, ya que en internet podemos encontrar miles de guía con los mejores Smartphone del mercado.

Pero, y ¿si se nos rompe el móvil? Pues podremos hacer tres cosas:

  1. Llevarlo a una tienda de reparación de móviles o, si seguimos teniendo la garantía, podremos contactar directamente el servicio técnico especializado.
  2. Si la tecnología se nos da bien y conocemos bien estos pequeños dispositivos, podremos comprar las piezas que necesitemos para reparar el móvil y substituirlas. Existen muchas tiendas de repuestos iPhone y Samsung, como Todopad y puede ser una buena solución si queremos ahorrarnos un dinerillo y si no confiamos demasiado en el servicio técnico.
  3. Si el daño es muy gordo y nos costaría mucho repararlo, solo nos queda cambiar de Smartphone.