CONSUMISMO CON CABEZA

Las tiendas comerciales, ese gran invento. En ocasiones se nos va la cabeza y pecamos de caprichosos al adquirir productos que no resultaban necesarios. Ni nos fijamos en precios, prestaciones, letras pequeñas ni utilidad. Consumir por consumir. Y eso es un gran error.

Los centros comerciales están repletos de locales que nos ofrecen caramelos envenenados: picamos y entramos en superficies cuya oferta de producto no nos resulta necesaria en un primer momento pero ante la que no podemos evitar caer y comprar. Siempre habrá un motivo para ello: alegrar un mal día, hacer un regalo, recordar que nos faltaba algo en casa…cuando queremos podemos ser los reyes en el razonamiento.

Sin embargo, este tipo de superficies empieza a colapsar las mentes y el público busca escapar de estos espacios sin ningún tipo de personalidad. El consumo en los pequeños comercios y en otro tipo de superficies de diferente naturaleza empieza a aumentar entre la población y comercios locales o ferias stock se alzan como los negocios con mayor subida en el volumen de compras.

106

OTROS MERCADOS, OTROS NEGOCIOS

El negocio local destaca por su trato cercano con el cliente. Saben tu historia, te conocen y, en caso de ser tu primera vez y convertirte en un cliente asiduo, gustan de conocerte y saber más sobre ti. La clave está en hacerte sentir como si estuvieras en tu propia casa. De esta manera tu estancia en el local irá haciéndose mayor y acabarás comprando de manera cada vez más continuada.

En el caso de las ferias, estamos ante un mundo totalmente diferente. Al igual que los centros comerciales, se trata de grandes superficies que acogen a un número elevado de personas pero hay un factor que les diferencia enormemente: la especialización.

Las ferias se especializan en base a sus productos, su temporada o temáticas diferentes basadas en factores menos económicos como ocurre con las ferias benéficas o de promoción de actividades benéficas. Uno puede encontrar fácilmente ferias dedicadas a todo tipo de productos: desde antigüedades a accesorios de caza y pesca, de ropa y complementos a mobiliario de oficina, para deportistas profesionales o adolescentes preuniversitarios…todos ellos tienen su sitio en el mundo de las ferias comerciales.

Además, en las ferias es muy común encontrar precios especiales al tratarse de, valga la redundancia, un evento especial. Los descuentos que uno encuentra en estas ferias, junto con interesantes ofertas, hacen de las ferias un lugar de encuentro entre profesionales y clientes potenciales cada vez más visitados. ¡Todo son ventajas!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *