Calderas: problemas y soluciones

Como es habitual, cada vez que se acercan los meses de invierno nos preparamos para usar nuevamente bufandas gruesas y kilométricas, calcetines suaves y gruesos que nos cubren del frío manteniéndonos a salvo de las bajas temperaturas.

Y las calderas vuelven para mantenernos calientes durante esos meses donde salir de la cama no es una muy buena opción y es que para muchos lo mejor que se puede hacer en los meses de invierno es hibernar.

Las calderas en los meses anteriores al invierno pasan días olvidadas, y en ocasiones una vez que nos acordamos de ella y sentimos la impetuosa necesidad de usarlas de nuevo,  presentan molestas averías que en ocasiones nos causan severas molestias.

Lo mejor que podemos hacer es revisarlas detenidamente para dar con la raíz del problema, para esto podemos contar con profesionales que se encargan de solventar cualquier inconveniente de este tipo.

Hay muchas empresas que brindan excelentes servicios de alta calidad en toda Madrid. Excelentes instaladores de calderas de gas Alcobendas que garantizan los mejores servicios, y no solo para su instalación, también para su mantenimiento.

Así que recomendamos acudir a manos expertas para mejores resultados.

Los problemas más comunes presentados por las calderas domesticas suelen ser:

Ruidos: en ocasiones podemos notar algunos ruidos que no son para nada normales en la caldera, esto sin duda señala a que hay una avería en la bomba.

Por lo general esto quiere decir que una de las piezas se ha dañado y es por eso que se está generando un sonido extraño de rozamiento; en este caso lo más convencional es llamar a un técnico para que se encargue de solucionar este problema.

Presencia de humo: probablemente has detectado es la presencia de humo en la caldera. Esto es un problema grave, ya que el monóxido de carbono debe evacuarse por el conducto de salida y el funcionamiento no está siendo realmente efectivo.

No es algo tan sencillo para solucionar nosotros mismos, lo mejor será llamar a un técnico.

Bajadas de presión: el problema más común en las calderas domésticas, estas bajadas de presión consisten en que el agua caliente desaparece o baja su temperatura, cosa que a nadie le hace gracia.

Aunque es muy común que pase esto, no se trata de una avería como tal, más bien es un pequeño desajuste el cual es muy sencillo de resolver por nosotros mismos.

Solo tendrás que llenar el circuito con la presión recomendada y todo volverá a funcionar como antes.